Entradas

Yo te creo, grito y lucho.

No es abuso, es violación. Soy una más de tu manada, hermana. Yo te creo, yo te apoyo, grito y lucho porque seas una superviviente más. Quizá tu lucha en muchos casos la he hecho mía, porque siento impotencia y me veo reflejada en ti y en tú historia de supervivencia. Déjame decirte que hubiera gritado, apoyado y luchado tanto si hubiera sido acoso, abuso o violación, cierto es que a las cosas hay que llamarlas por su nombre. Pero el hecho es el mismo, las consecuencias, el trauma y la fuerza que se necesita para volver a empoderarse y continuar viviendo sin miedo. Te admiro hermana, admiro la fuerza que has tenido para afrontar las cosas des de el minuto uno, teniendo conciencia sobre los hechos. Admiro tu fuerza, tu valentía y tu superación. Admiro que hayas decidido luchar sin dejarlo pasar, admiro que decidas afrontar la situación aun sabiendo lo difícil que va a resultar. Gracias por compartir tu lucha, por gritar fuerte y hacer que todas gritemos contigo. Esta lucha es tuya pero …

¿ Y si nos cuestionamos lo establecido?

La familia es una institución universal humana, grupos vinculados por lazos de matrimonio o por descendencia. Es una institución ordenadora y socializadora de todas las sociedades. En nuestra sociedad hay otros grupos que hacen la función de familia (escuela, amigos…)  aunque aun así la familia sigue teniendo una gran importancia. Dentro de la familia hay diferentes terminologías de parentesco, las cuales sirven para ordenar el sistema, indicar la relación y la actitud hacia los parientes. Es decir, se crean una serie de expectativas sobre la relación que tenemos que tener con esa persona. Pero… Si los lazos que nos vinculan son por descendencia ¿qué pasa si los rompemos? ¿Realmente una terminología de parentesco tiene que indicarnos que relación, actitud y comportamiento tenemos que tener hacia una persona? ¿Y si rompemos con las expectativas sobre la relación que tenemos que tener con algún pariente? Soy de las que piensa que la familia no es lo primero, lo primero es uno mismo. …

12 deseos

Cada año para celebrar el fin de un año y el comienzo de otro pido un deseo a cada uva que me como, llevo años pidiendo 12 veces el mismo deseo; ser feliz. Mi deseo se ha cumplido, por eso este año he decidido pedir doce deseos, no solo pensando en lo que a mí me puede hacer feliz sino en lo que también ayudaría a otras personas a que lo fueran. Mi lista de deseos para 2018. 1.Deseo que la gente sea y esté pero que no parezca lo que no es y que no este solo por parecer.   2.Deseo que a nadie le digan como tiene que comportarse, ni le presionen. 3.Deseo que se griten los secretos que duelen. 4.Deseo que la gente juzgue menos y empatice más. 5.Deseo que no se necesiten etiquetas para entender lo que la sociedad no inculca. 6.Deseo que las obligaciones solo existan si nos van hacer felices. 7.Deseo que la gente siga rompiendo sin miedo las reglas marcadas. 8.Deseo que el feminismo sea apoyado y no juzgado. 9.Deseo que el mundo deje de moverse por intereses económicos. 10.Deseo que…

2018, te espero con ganas de vivir y sonreír.

Quizá el 2017 empezó de la peor manera, en el hospital con un dolor de barriga horrible, pero no cambiaría los 364 días restantes. (Cambiaría aquel día por el dolor de tripa y por no poder comer el arroz con bogavantes que hizo mi tía.) El resto de días tengo que confesar que han pasado cosas maravillosas. Irme de erasmus a Hamburgo dos meses para hacer las prácticas de integración social, conocer allí a niñxs que me han enseñado y aportado cosas increíbles, las historias que habían vivido en la guerra, los abrazos que te daban al verte y la sonrisa que tenían de oreja a oreja cada día, hicieron que les guardará un sitio en mi corazón. Conocer a mi tutora de prácticas y admirar el trabajo que hacía con lxs niñxs. Pequeñxs valientes, cuánto me hicisteis aprender. Los viajes a Berlín, Bremen y Copenhague. Llegar y seguir cerrando una herida que hacía daño. Acabar integración social y sentir que mi vida había hecho un giro de 360º, a mejor. Empezar a trabajar y aun así pasar uno de mis…

Qué bonito, diciembre.

Un mensaje inesperado, que a su vez sabía que iba a llegar en algún momento. Comprensión, apoyo, ganas de saber de mí. Un abrazo tan fuerte que compensa su ausencia todo este tiempo. Una visita que llevaba esperando mucho tiempo, compartir momentos felices con personas increíbles. Risas, conversaciones y confesiones. A parte de abrazos, que, aunque pasen muchos años siguen juntando partes que están un poco rotas. Darme cuenta de que por muy lejos que esté puedo sentirla tan cerca que como cuando está a mi lado. Bailar toda la noche y buscar ligues para todas. Perder un tren por ver feliz a tú amigo un ratito más. Cuscús, noches de desenfreno y mañanas de antalgin. Despedidas que no cuestan tanto porque se que siempre está ahí. Dudas resueltas que me hacen tachar una cosa más de la lista de los asuntos por resolver. Desordenar mi habitación, pero ordenar mi vida. Mirar de cerca unos ojos que transmiten toda la inocencia del mundo. Reencuentro con personas con las que he compartido mom…

Uno de los muchos pasos, ir a la fundación Vicki Bernadet.

La fundación para mí ha sido un giro de 360°, todavía recuerdo el primer día que fui, mis piernas seguían el camino, pero mi cabeza decía bájate del tren. Solo tres personas sabían que ese día iba a dar el primer paso de los muchos que me quedaban por dar.Me ofrecieron su compañía, pero decidí que tenía que enfrentarme a ello sola. Pero tengo que confesar que necesite aferrarme a algo para tener el valor de llegar hasta allí.  Cuando llegué a la puerta me quedé un rato pensando si entrar o dar la vuelta, pero al final decidí hacerlo. La verdad que cuando empecé tenía tanto miedo a afrontar la situación, que la noche de antes de cada sesión no dormía de lo nerviosa que me ponía. Pero llegó el día en que se lo conté a mi padre y él me llevaba a la fundación cada vez que tenía terapia, ni os imagináis la tranquilidad que me daba eso… Poco a poco fui aprendiendo a ponerle nombre a lo que sentía y sobre todo aprendí a que el silencio ante estas situaciones te acaba gritando fuerte con el tie…

25 de noviembre.

25, tanta fuerza tiene el número como la que he puesto en luchar todo este tiempo, no será por falta de ganas de tirar la toalla en algunos momentos… Nadie dijo que fuera fácil pero tampoco imaginé que la sociedad en la que vivimos y los valores que se promueven me lo pusieran tan difícil. Una denuncia en el despacho de una comisaria, entrando y saliendo policías, sin intimidad. Una abogada que me pone en duda, unos malos tramites que retrasan el proceso, una psicóloga la cual en su pasado hizo las cosas mal y en un futuro no quiere mejorarlas, una justicia inexistente cuando se trata de algo relacionado con el patriarcado, la excusa de una enfermedad selectiva, una familia biológica que me apoya, pero se cuestiona porque no lo hice antes y no pregunta nada. Una familia que me acompaña en todo el proceso, pero tienen inculcados muchos pensamientos que van en contradicción conmigo, pero a pesar de todo no me sueltan ni un segundo, un director que me ayudó a quitarme la venda de los oj…